viernes, 14 de noviembre de 2008

LOS DEL BABATEL


También formaban parte de nuestra pandilla, cuando venía de vacaciones, Luis Melguizo Gutiérrez, hijo del Comarcal, así llamábamos, al que creo que su verdadera denominación era Juez Comarcal del Servicio Nacional del Trigo. Luis estudiaba en Toledo y tocaba en la tuna de su Colegio que estaba regido por los hermanos Maristas, a los que nosotros les decíamos los del babatel, por el blanco almidonado de sus pecheras, que semejaba un babero de niño.

Una tarde salió en un programa en directo con la tuna de su colegio, entonces todos los programas se hacían en directo, lo presentaba el mítico locutor Jesús Álvarez, fui a avisar a su madre que vivía en una de las casas de los maestros que daban al canal, y aunque, sólo interpretaron una canción, dio tiempo a que viese a Luis que estaba muy repeinado, a su madre se le saltaron las lágrimas.

Con Luis hice muy buenas migas, era de Polán, un pueblo de Toledo, su familia se dedicaba a la elaboración de mazapanes, es curioso pero todos los Comarcales que conocí eran originarios de la provincia de Toledo, el primero que recuerdo era uno que tenía un coche parecido al biscuter, que le llamaban el Huevo, después del padre de Luis, vino el padre de Frutos y Aníbal que también fuimos amigos, estos eran de Alcañizo.

Tengo grabado en la memoria una tarde de domingo de finales de verano, fuimos Luis y yo con su padre y Don Juan Soria a la caza de la tórtola, esperábamos al atardecer apostados detrás de una pared a que las tórtolas se acercaran a los bebederos.

Esa tarde la recuerdo como una tarde mágica, había una luz muy especial, era la atmósfera de los grandiosos atardeceres, que luego he vuelto a contemplar y sentir en Monroy, pero, ésta era la primera vez que era consciente de lo que significaba una puesta de sol, los rastrojos eran de un dorado intenso que armonizaba perfectamente con el verde de las encinas, era tal la sensación de paz, armonía y serenidad, que me sentía en perfecta comunión con el país, con el paisaje y con el paisanaje.

Cuando más tarde empecé a leer a los de la generación del 98 y sus famosos escritos dedicados a los campos de Castilla, entendía perfectamente su predilección por los campos dorados.

Luis fue mi rival, sin que él lo pretendiera, en mi relación platónica con Esperanci. Recuerdo con tristeza una tarde que íbamos de paseo y nos paramos delante de su casa, estaba enfrente de la fábrica, a esperar que saliese su hermano José Manuel. Esperanci salió a la puerta y sólo hacía caso a Luis, coqueteaba con él, se mostraba muy simpática y sonriente.

Sentí una gran frustración, fueron mis primeros celos, más que celos, lo que sentí fue inferioridad, yo era un niño de pueblo que llevaba unos pantalones que pretendían ser vaqueros, y ni siquiera eran largos, encima estaban zurcidos y remendados, mientras que Luis iba vestido como un niño bien, además era guapo y apuesto, no podía competir con él, yo era un pobre niño de pueblo y él un niño de ciudad que estudiaba en un colegio de pago.

La canción famosa Esperanza de Enrique Montoya, servía de bálsamo a mis penas:


Esperanza, Esperanza
sólo sabes bailar cha cha cha

Te conocí y me enamoré
y me ilusioné
ahora todo se acabó
No sé por qué tu fingido amor
le causó dolor
a mi pobre corazón

De nada vale la vida que he vivido
si de mujeres nunca se sabe
la que no es mala lo parece algunas veces
y la que es mala no lo parece.

Ay qué pena me da Esperanza por Dios
tan graciosa pero no eres buena.
Ay qué pena me da Esperanza por Dios
tan graciosa y sin corazón

Esperanza, Esperanza
sólo sabes bailar cha cha cha



Poco importaba que Esperanci no supiese bailar cha, cha, cha, tampoco había fingido nada conmigo, y no se puede calificar de mala a una mujer porque no te corresponda en el amor, creo que lo único cierto de la canción con respecto a mí, era que mi pobre corazón si estaba dolorido, me sentía muy triste y desesperanzado, nunca mejor dicho.

Aunque esto no era óbice para entender que las chicas se enamorasen de él antes que de mí, no era cuestión de culparlas, ni a ellas ni a Luis, la culpa la tenían las famosas circunstancias del señor Ortega y Gasset.

Luis tenia dos hermanos pequeños, Julián, que era muy rubio, y Pilarin, una niña también rubia muy guapa, con los ojos muy bonitos, venía con frecuencia a casa a ver al bebé, que era entonces, mi hermano Miguel Ángel y de paso se quedaba a jugar conmigo, debería tener tres o cuatro años, creo que Pilar es enfermera en el Complejo Hospitalario de Toledo.

Recuerdo, un día poco antes de las elecciones del 2003, que estando con la concejal de Urbanizaciones Carmen Castillo, en su despacho en el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, se acercó un momento, el entonces alcalde, José Martín Crespo. Cambiamos impresiones sobre los planes del Ayuntamiento que afectaban a los terrenos colindantes del Complejo de oficinas ÁTICA 7, del que soy Administrador-Gerente, me confirmó que iban a hacer un centro comercial y un hotel de lujo, me hizo incluso un boceto, que todavía conservo, de cómo iban a quedar ubicados.

Martín Crespo estaba muy enojado, acababa de enterarse, después de veinte años siendo alcalde por el PP, de que no figuraba en las listas. Comentó sin ningún recato, que los que iban eran todo unos niñatos sin experiencia, que el primero que figuraba en la lista iba en ella por ser marido de quien era, se le notaba muy resentido, e incluso amenazaba con formar un grupo independiente.

El alcalde hacia estas manifestaciones, dando por sentado, que los que estábamos allí éramos todos de su cuerda, no sé por qué, siempre que he ido al Ayuntamiento de Pozuelo todos los concejales y funcionarios con lo que me entrevistaba daban por sentado que soy de derechas, la verdad es que yo no hacía nada para desengañarlos, pues me convenía para mis gestiones que pensasen que era uno de los suyos, en aquella ocasión iba con dos abogadas, una si es de derecha, la otra no tanto, pues es amiga personal de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sabía por su hermano Julián, que me lo encontré un día en Monroy, que Luis vivía en Pozuelo, y no sé por qué, con este solo dato me dio por preguntarles que si conocían a Luis Melguizo Gutiérrez, fue el Teniente de Alcalde Adolfo Dodero, el que dijo: Me suena mucho ese nombre, creo que está en el Comité Electoral del PP de Pozuelo. Pero, ahí quedó la cosa.

A los pocos días salieron las listas y en la de los candidatos a concejal para el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón para las elecciones del 2003, en el puesto número 22, figuraba Luis Melguizo Gutiérrez, era uno, a los que el ínclito alcalde Martín Crespo, tachaba de niñato.

Aunque, a alguien que cuenta con cincuenta y tantos años es Ingeniero Naval y Subdirector General Adjunto de la Dirección General de la Marina Mercante (DGMM), dudo que se le pueda calificar de niñato, eso sí, en la lista los que figuraban en los primeros lugares eran bastante más jóvenes que Luis Melguizo. Y el primero de todos el alcalde, Jesús Sepúlveda, era marido de Ana Mato, hoy creo que ya no lo es, quiero decir que no es su marido, alcalde sigue siéndolo.

Sin duda ser alcalde de Pozuelo es un destino muy apreciado por todos, y no en vano, pues Pozuelo está entre los pueblos con la renta per cápita más alta de España, claro que hay que tener en cuenta que vive Emilio Botín y esto hace que la media suba considerablemente, ya sabéis eso de que si uno come un pollo y otro ninguno, las estadísticas dicen que cada uno ha comido medio pollo.

También viven en Pozuelo, muchos políticos y hombres influyentes entre ellos destacan dos presidentes del Gobierno de España: Felipe González y José Maria Aznar, y uno de Monroy, que no tiene mucho que envidiar a ninguno de estos personajes ilustres, tiene una gran frutería en la Plaza del Ayuntamiento que es famosa en todo Pozuelo y sus alrededores, pues suministra a domicilio a toda esa gente importante que vive en lujosas urbanizaciones, se trata de Manolo Fernández Durán, de la familia de los Tabacos.

Manolo es hermano del celebre Paco, fallecido no hace mucho y al que desde aquí quiero rendir homenaje y dejar constancia de mi reconocimiento por ese derroche de simpatía, buen humor y optimismo que transmitía cada vez que me encontraba con él en Monroy. A uno, cuando sea mayor, le gustaría tener ese buen humor y afrontar la vida con tanto optimismo, como el que tú tenías siempre a gala, incluso en tus últimos días, a pesar de tu dolorosa enfermedad. Descansa en paz amigo Paco.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que cosas cuentas Andres nos quedamos todos con la boca abierta, que maravilla, y como recuerdas nombres y apodos, muchas gracias por hacernos participe de estas historias.

pradera dijo...

Encantada de leer lo que escribes,
recuerdo perfectamente a aquel niño
rubito que se llamaba julio y que a
mi me gustaba, creo que fue´el primer niño que me hizo "tilin"como se decia entonces.
Estoy encantada de pinchar tu pagina porque contigo estoy mas cerca de mi querido pueblo.
Un saludo cariñoso de felipi

Anónimo dijo...

José Martín- Crespo Díaz

Hablandoalaire dijo...

Sobre el comentario anterior, no sé lo que quiere decir o insinuar. Bueno, sé que es el nombre del que fue Alcalde de Pozuelo de Alarcón y que fue sustituido por el que ya también fue Alcalde, Jesús Sepúlveda, y que tan de moda se ha puesto estos días.

Puede ser que sea el propio Sr Martín-Crespo el que lo realiza y por misterios de la técnica se le ha borrado lo que quería comentar y sólo le ha quedado la firma.

O bien, sea él mismo, o alguien allegado, que quiere hacerme constar que Martín-Crespo es un apellido compuesto y no como yo le nombré en esta entrada.

Por si fuera esta la intención del comentario que quede claro que Alcalde de Pozuelo que no fue a las listas del PP por decisión del Comité del PP de Pozuelo, se llama JOSE MARTIN-CRESPO DÍAZ.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
pilar melguizo gutierrez dijo...

Al señor anónimo decirle un par de cosas. Cuando alguien hace una crítica destructiva de una persona, no hay que ser cobarde y poner su nombre y apellidos, si es que los tiene y segundo informarse de la trayectoria profesional del señor Luis Melguizo Gutierrez que ya nos gustaría a muchos tener.
Soy su hermana y aparte de estar orgullosisima de su trayectoria profesional, lo estoy más de su trayectoria humana,me siento una privilegiada por ser parte de su familia,de ser cuñada de su mujer y de ser la tia de dos personas maravillosas como son sus dos hijos. como ves yo si firmo

Andrés Gómez Ciriaco dijo...

Hola Pilar, como eras muy pequeña supongo que no te acordarás de mi, yo como ves en esta entrada si me acuerdo de tí.
Como podrás comprobar he eliminado la entrada del anónimo.
Tienes toda la razón hay en este mundo de internet mucho valiente con embozo. aunque yo prefiero llamarlos cobardes con antifaz.
Aunque hayan pasado más de cincuenta años me alegra saber de tí, a pesar que haya sido debido al desagradable comentario.
Un saludo cordial.
Andrés Gómez Ciriaco
.

Anónimo dijo...

La verdad es que como tia que eres haces tu papel muy bien. Eso si, justificable pero totalmente negligente,simplemente por obviar los problemas del primogenito con el polvo blanco.

L-S