miércoles, 25 de marzo de 2015

EL VALOR DE LA AMISTAD


Hace mucho que no escribo en este blog, pero creo que lo que va a continuación merece la pena contárselo a todos los monroyegos y allegados, una verdadera historia de amistad entre dos personas, Lola y Pura, espero que os guste.

El 10/2/2015, recibí el siguiente correo electrónico:

Buenas tardes:

Me pongo en contacto con Vd. porque estoy buscando un libro que trate de las costumbres y fiestas de su ilustre localidad. Una amiga muy querida para mí es natural de Monroy, pero es mayor y está delicada de salud y me encantaría hacerle un regalo que le acercara a sus orígenes. Le ruego si puede decirme donde puedo conseguir un ejemplar del libro que se editó en 2006 o si hay alguno más moderno, si lo puedo solicitar a alguna librería de la zona.

Dándole las gracias de antemano, atentamente

Lola Martin

Ese mismo día contesté lo siguiente:

Buenas tardes:

Si, existe un libro titulado "Monroy: Historia y Tradición" Año 2009 del que he tenido el honor de prologarlo. Tengo un ejemplar disponible. Me encantaría poder contribuir a acercar a sus orígenes a una monroyega.

Si me da su dirección con mucho gusto se lo enviaré.

Atentamente

Andrés Gómez Ciriaco

Lola me mandó un correo dándome la dirección de su casa, la calle me sonaba mucho pero no sabía el porqué, al ver que la calle estaba a una distancia similar a mi paseo diario, decidí llevárselo en persona, el señor Google Maps me llevó perfectamente, Lola no estaba en casa, me recibió su marido muy amablemente y me presentó a sus tres niños.

A llegar a la calle ya recordé de que me sonaba, y también el motivo de no recordarlo a primera vista, en otra entrada ya contaré el desagradable motivo que viví en esa calle unos números más arriba.

El 11 de febrero de 2015, contesté

Buenas tardes:

Acabo de ver que de su casa a la mía hay 2,8 kms. y que se tarda unos 38 minutos andando, vivo en la calle Toledo (Pirámides) y para más casualidades suelo ir andando casi todos los días al gimnasio de La Ermita y veo que está cerca de su casa, por lo que no me costará ningún esfuerzo dejárselo en su buzón.

Por supuesto que se lo dedicaré con mucho gusto, mi madre se llamaba Pura y quizás ella conocía a mis padres, dígala que soy hijo de Andrés PITACHA, que tenían bar y baile en Monroy. A mí también me gustaría saber de qué familia proviene ella.

Lola no le voy a cobrar nada porque a mí los ejemplares no me han costado nada, ya que me los dieron para atender compromisos, y ninguno mejor que este.

Espero que le guste su regalo a Pura y le sirva para aliviar sus penas.

Atentamente

Andrés Gómez Ciriaco

El 12/2/2015, Lola dice:

Buenos días, Andrés:

Ante todo, pedirle disculpas ya que cuando leí su mensaje ya había salido de casa, me hubiera gustado conocerle. En segundo lugar, agradecerle infinitamente su gesto, algo inusual en estos tiempos que corren... Gesto que me reconcilia con el mundo y me hace pensar que todavía queda gente extraordinaria.

El libro se lo entregaré mañana a Pura con motivo de su cumpleaños, se que le va a hacer muchísima ilusión. También le preguntaré por su madre, seguramente se conocieron. Ella se apellida DURAN REBOLLO y siempre comenta que en el pueblo les llamaban "LOS DURANES".

Yo tuve ocasión de visitar Monroy en el año 2002, estuve en el Casino, en las Dehesas... fuimos a conocer a la familia de Pura, a sus hermanos que ya estaban muy mayores. Compramos tortas de chicharrones y garbanzos, que me traje a Madrid, y aceite de oliva, de la cooperativa. Hoy en día, creo que solo le queda un hermano viviendo en el pueblo y otro en una residencia cercana.

Cuando vamos a cenar a casa de Pura, ella nos sorprende a veces con comidas típicas extremeñas, que también acompaña con sus relatos de cuando era niña. Nos relata cuando se hacia la matanza, la primavera, la caza, el sabor de los tomates de antaño.. y todo eso mientras degustamos los repalpalos o esas bolitas de bacalao escabechadas que nunca habíamos comido en Madrid.

Hoy, Pura, está delicada, ya que está operada de la espalda. Gracias a su generosidad, mañana le haremos muy feliz.

No obstante y si Vd. está de acuerdo, me gustaría que nos pudiéramos conocer y agradecerle en persona su amable gesto. Mi marido me dijo que estaba Vd. delicado del riñón y no quiso tomarse ni un café.

Reciba un abrazo

Lola Martín

El 12/2/2015, contesto:

Buenas tardes Lola:

Me ha encantado poder regalarle el libro y más ahora que sé de quien se trata, Puri, la tía guapísima de mi gran amigo de la infancia Crispín (q.e.p.d). Tengo un blog en Internet: http://monroyegos.blogspot.com.es, donde tengo dos entradas dedicadas a Crispín, una es La escopeta de Crispín y otra Ya nos va tocando que la escribí como epitafio a mi amigo Crispin cuando murió. Se las puede imprimir a Puri. Si no las encuentra dígamelo y se las envío.

En este blog cuento toda mi infancia en Monroy tiene 111 entradas.

Lo que yo llamo la magia de Internet ha hecho que le pueda mandar esta fotografía

Que estoy seguro que la emocionará, Puri es la que está sobre el burro.


                              (Fotografia sacada del muro de Mari Luz Ardura)

Como verá era guapa Puri. Tengo un recuerdo especial de ella, fue cuando estando con Crispín, nuestro maestro Don Jacinto trataba de cortejarla y a Crispín y a mí no nos hizo mucha gracia, porque sabíamos que Don Jacinto tenía novia. A lo mejor en mi caso era un poquito de celos.

Bueno Lola por hoy yo creo que está bien de emociones.

Con mis mejores deseos y esperando me cuente la reacción de Puri, seguimos en contacto. Por cierto tiene unos niños muy guapos.

Andrés

El 13 de marzo a las 18:56 escribí:

Buenas tardes Lola:

Después de mi último correo no he vuelto a tener noticias suyas, no sé si la ha podido molestar algo de lo que le decía. O tal vez a Puri por su estado delicado no le haya venido bien el que mencionase la muerte de su sobrino Crispín.

En cuanto a lo que mencionaba del cortejo de nuestro maestro era totalmente de una forma inocente, hay que tener en cuenta que lo que nosotros vimos fue pasear a Puri y dos o tres chicas con nuestro maestro y dos amigos.

No sé, si la ha molestado algo le pido disculpas, ya que mi intención era colaborar con usted para hacerle feliz a Puri.

En espera de sus noticias reciba un cordial saludo.

Andrés Gómez Ciriaco

El 14 de marzo Lola escribió:

Buenos días, Andrés:

Ante todo, pedirle disculpas por no haber respondido antes. Por supuesto que Vd. no ha molestado en absoluto, faltaría más. Todo lo contrario, me hubiera gustado que viera la cara de Pura cuando le pusimos la foto delante, la habíamos impreso en papel fotográfico y había quedado fantástica. No era capaz de hablar, solo decía - pero cómo tienes tú esta foto???, si es mi familia, mira, este es mi hermano Rufino, y esta es mi cuñada Lucía!!!- . No podíamos parar de reír y ella, emocionada, no daba crédito. Cuando le di el libro y le conté la historia de cómo había llegado a sus manos, le hablé de Vd., estaba aturdida. Al día siguiente me llamó por teléfono y muy excitada me explicó que ya le recordaba, cuando preguntaba su cuñada por Crispín y le decía que estaba con Vd. en la Pedrera, que parecían "indios", que recordaba a su madre, que también se llamaba Pura y que tenían el bar y arriba, el baile. Y respecto a la anécdota del maestro, se reía mucho y añadió que Crispín le decía que estaba como a medio cocer, que no era hombre para ella.

Ayer estuve con ella, quiere que sepa que se ha leído el libro y que le emociona porque dice que en él se reflejan las cosas como eran entonces, las palabras que se utilizaban, que hoy, en Monroy, todos hablan muy " finos". Le encantó " La escopeta de Crispín", dijo que era un fiel reflejo de su sobrino, que lo reconoce perfectamente en sus palabras, que nadie podía haber hecho un retrato mejor.

La verdad, fue un momento muy emocionante, cargado de bonitas palabras hacía Vd., se ve que Pura guarda muy gratos recuerdos de los momentos que vivieron en común.

Me enseñó algo que adjunto en anexo, espero que a Vd. también le guste.

                                            (En el anexo venía esta fotografía de Crispín)

Y por mi parte, no tengo forma de agradecerle lo que ha hecho por nosotros. No dude que en mí tiene una amiga y en mi casa tiene su casa. Y que albergo la esperanza de coincidir con Vd. y poder contarle esto mismo.
Quiero añadir que mi teléfono es ..... para lo que necesite y que estoy completamente enganchada a su blog, que he leído de principio a fin, rogándole que alimente el blog regularmente.
Reciba un abrazo
Lola Martin

 
Y haciendo caso a Lola realimento el blog con esta entrada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días. Soy Lorena Durán la hija de Crispín.Decirte Andrés que muchísimas gracias por dedicarle a mi padre unas palabras tan entrañables,me han hecho mucha ilusión. Y como se suele decir "el mundo es un pañuelo" y este relato es prueba de ello.Gracias de corazón. Un abrazo.

Lucia dijo...

Hola soy Lucia la hermana de Crispin que tupa de llorar que emocionante ha sido para mi leer todo esto me han venido a la cabeza muchísimos recuerdos de mi hermano gracias por hacer feliz a mi tia Puri la quiero muchisimo llevo muchos años sin verla pero no perdemos el contacto muchas gracias Andrés.

Piezarza dijo...

Hola Lorena, verdaderamente el
Mundo es un pañuelo, disfruto mucho escribiendo sobre mi infancia y si además sirve para que la gente se emocione, mi satisfación es plena. Las vivencias con tu padre en Monroy forman parte de mis mejores recuerdos, cuando nos sentíamos los reyes del mundo, simplemente con poder jugar al aire libre teniendo de nuestra parte la naturaleza.
Muchas gracias por tus amables palabras.
Un abrazo

Piezarza dijo...

Hola Lucía, me acuerdo cuando naciste, creo que fue el mismo año que mi hermano Miguel Ángel, 1962. Sali del pueblo en 1964, y no había sabido de tí, hasta que vi un comentario tuyo en Facebook sobre la fotografía en la que decías que era tu tía Puri la que estaba sobre el burro. Así que cuando supe que tu tía Puri era la amiga de Lola no dudé en mandársela. Parece ser que no es ella, pero en cualquier caso la fotografía merecía la pena, y a ella la ha hecho mucha ilusiòn, que en definitiva es lo que importa.
Muchas gracias a ti por tus amables palabras. Un beso